Saltar al contenido

¿Es el pensamiento crítico una habilidad blanda?

    René Magritte. Les Mémoires d´un saint.

    Un tema central en estos tiempos de pandemia es la reivindicación de las denominadas soft skills. De ser leídas entre líneas han pasado a ocupar el cartel. Cómo estas hermanas pequeñas, suaves y blandas, se han colado en el escenario monopolizado por hard skills es literatura conocida. Si ya hace tiempo mentes “largopensantes”, lúcidas y visionarias  alentaban que saliesen de bambalinas, las arenas movedizas y virulentas de estos momentos han puesto en evidencia que, en tiempos de incertidumbre, necesitamos tener cintura. No nos basta la solidez de nuestros conocimientos cuando un abanderado entorno VUCA constata nuestra vulnerabilidad. No nos basta lo que sabemos, importa lo que ignoramos. 

    Lo único que podemos pronosticar en estos momentos es que no somos capaces de pronosticar. Ante el desasosiego que nos puede provocar no tener respuestas, está la potencialidad de hacernos preguntas. Parece una broma. ¡Si de interrogantes estamos llenos! “¿Qué va a pasar?”, “¿qué voy a hacer?”, “¿cómo lo voy a solucionar?”… Es cierto que estamos llenos de interrogantes, solo que las preguntas igual tienen que ser otras. Cuando  cuestionamos el mundo que nos rodea y a nosotros mismos en ese mundo, estamos adentrándonos en el terreno del pensamiento crítico

    ¿Qué es el pensamiento crítico? No sabíamos que teníamos pensamiento crítico hasta que se le puso un nombre: critical thinking. Una vez nombrado comenzó un vaivén de definiciones entre las que destaca, por su carácter operativo, la del filósofo Matthew Lipman. Lipman nos dice que el pensamiento crítico es autocorrectivo, sensible al contexto, razonado y aplicado.

    Precisamente el contexto es de especial relevancia ahora, tanto que la velocidad del cambio nos trae de cabeza.  No hay una única forma de hacer. Nuestras decisiones serán y han de ser distintas según cambia el contexto. Esta es una característica diferencial respecto a una máquina, que opera con un conjunto de algoritmos que se crearon previamente en un contexto diferente.

    Además, el pensamiento crítico es razonado. Esto significa que se basa en criterios para sus aplicaciones prácticas y que puede ser evaluado mediante criterios. El aprendizaje implica saber qué criterios estamos utilizando en cada momento al dar nuestras opiniones, qué vínculo tienen esos criterios con nuestros valores y estos con nuestro propósito. Porque, si hay algo que descubrimos al desarrollar el pensamiento crítico, es que, cuando emitimos un juicio, es decir, tomamos una decisión, resolvemos un problema…, hemos seguido un proceso de análisis y de argumentación en el que entran en juego múltiples habilidades de pensamiento. Todo con una finalidad aplicada: crear, hacer, resolver, producir un cambio razonable. 

    Pareciera que el pensamiento crítico es un don innato que todos poseemos. Sería más exacto decir que compartimos la capacidad de pensar, pero que, como toda capacidad, ha de ser desarrollada. A pesar de cantar sus alabanzas, ni nuestro sistema educativo prepara a personas con pensamiento crítico, ni las empresas lo promueven en sus empleados. ¿Por qué? Probablemente cuando hablamos de pensamiento crítico existe la  tentación  y confusión de asociarlo a criticar, a reprobar. Puede resultar aclaratorio remarcar que el pensamiento crítico alude, sin embargo, a tener la capacidad de discernir, analizar y argumentar para formarnos un criterio que nos permita emitir juicios razonables. Se trata de aprender a pensar por uno mismo. ¿Cuántas de tus creencias y opiniones con las que te conduces son realmente tuyas? ¿Cuántas has adoptado de otros, por valiosas, tras haberlas pasado por el tamiz de tu pensamiento? ¿Sabes realmente lo que piensas? 

    Si queremos personas críticas que aporten, no podemos ahogar su capacidad de cuestionar. Que tengamos opiniones distintas no supone ningún enfrentamiento personal cuando se contempla que el pensamiento crítico es autocorrectivo.  Aprender a pensar incluye capacidad de autocrítica, contemplar la posibilidad de autocorrección si reconozco en las razones de otro mejor fundamento que en las mías. 

    Es aquí cuando el pensamiento crítico se engarza con el resto de soft skills. Se cogen del brazo y se deslizan en los entresijos de nuestra humanidad. Ocupan los huecos que nos deja el apremio de la tecnología, el sombrío futuro de nuestro trabajo, la incertidumbre que borra la normalidad…, para recordarnos que somos seres sociales que necesitamos reconocernos en los otros, que precisamos comunicarnos, escucharnos, empatizar, que somos curiosos por naturaleza y tenemos la capacidad de crear, de aprender durante toda la vida y de remontar las adversidades. Que no somos máquinas, sino personas que interaccionamos con nuestra dosis de impredecibilidad. Estas suaves, flexibles habilidades, nos recuerdan que nuestra fortaleza es la suma de nuestras vulnerabilidades y nos instan a colaborar.

    Por ello, el pensamiento crítico se trabaja en diálogo con otros, a cualquier edad, en grupo, para acompañarlo del resto de sus hermanas, las demás habilidades blandas, suaves y flexibles. De esta forma indagamos juntos mientras cultivamos un buen clima socioafectivo que acoge el potencial de las personas cuando se adentran en el arte de hacer preguntas con recorrido y se descubren como generadoras de ideas razonadas y razonables en busca de un mismo objetivo.

    Aprender a pensar por cabeza propia es el camino a la conquista de nuestra libertad

    Favorecer que otros piensen por su propia cabeza es empoderar. Empoderar no solo para discernir qué es esencial y veraz en la avalancha de información o para aventajar a la tecnología, sino, sobre todo, para trabajar bien con los demás, resolver problemas complejos y tomar buenas decisiones. Porque los tiempos que corren, o más que corren vuelan, demandan mayor autonomía y cultura de colaboración

    ¿Es el pensamiento crítico una habilidad blanda? 

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies